La pintura romana en Aragón: El II estilo en Bílbilis (Calatayud, Zaragoza).

Lara Iñiguez Berrozpe

Carmen Guiral Pelegrín, Carlos Sáenz Preciado, Manuel Martín-Bueno

Presentamos el elenco de pinturas del yacimiento de Bilbilis encuadradas dentro de la última fase del II estilo, concretamente en la segunda mitad del siglo I a.C. Bajo estos cánones estilísticos se pintaron el tablinum de la Casa del Larario, dos de los cubicula de las Domus 1 y 2 de la Insula I, la posible exedra también de la Domus 1, y las estructuras seguramente domésticas anteriores al teatro. Así pues, estas pinturas se integran en la primera fase pictórica documentada en el yacimiento.  Cabe preguntarse si fue el mismo taller el que elaboró todas estas decoraciones. Sorprende la similitud entre dos de los conjuntos -tablinum de la Casa del Larario y exedra de la Domus 1- y la diferencia en composición, repertorio ornamental y gama cromática entre estos y las pinturas del cubiculum de la Domus 2. Consideramos, sin embargo, que no existe un desfase cronológico, sino que las diferencias se deben a la variada gama de repertorios con los que contaba este taller, en el que se aunaban composiciones tradicionales con otras de vanguardia.

Otro aspecto sobre el que reflexionar lo encontramos en las pinturas decoraban el tablinum de la Casa del Larario edificado en la primera fase de construcción  de la casa, que se reforma en época flavia, momento en el que se erige un sacrarium  que obliga a la reconstrucción  y redecoración del muro medianil entre ambas estancias; sin embargo las otras dos paredes del tablino no se remodelan, perdurando la antigua pintura hasta el abandono d la domus en el siglo II d.C. Curiosamente, el nuevo muro medianil se pinta copiando la decoración anterior, aunque el resto de las habitaciones de la domus ya se pintan bajo los cánones del  IV estilo. Es posible relacionar esta perduración con la concepción del tablino como lugar de la memoria, expresión de los valores de dignitas que encarnan la tradición y muestra el pasado ilustre de la domus, ocupada, quizás por los primeros inmigrantes que llegan a la recién nombrada Bilbilis Italica y que los descendientes quisieron preservar como prueba de sus orígenes itálicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *