Los intercambios a través del río Miño entre el cambio de Era y la Antigüedad Tardía.

Alba Antía Rodríguez Novoa

El rio Miño ha sido desde la antigüedad una de las principales vías de comunicación del noroeste. Desde la desembocadura en la costa, a cuyos puertos llegan las mercancías desde todos los puntos del Imperio, penetran hacia las tierras interiores vajillas finas, ánforas y cerámicas comunes que aparecen en los contextos materiales de los castros y yacimientos de nueva fundación romana del interior de las actuales provincias de Pontevedra y Ourense. El estudio de estos productos nos ha permitido identificar las dinámicas de llegada de los productos importados, así como el diferente grado de penetración en función de los contextos en los que se han localizado. 

Así, en el cambio de era, las producciones itálicas (como las cerámicas de barniz negro) alcanzan la costa, pero se encuentran muy puntualmente en los yacimientos del interior. A medida que avancen los siglos I y II, el número de individuos importados identificados en los contextos del interior crece (TSSG o TSH), dinámica que continúa en la tardoantigüedad. Además del incremento del número de importaciones que llegan a las costas gallegas y al funcionamiento de la vía fluvial a través del río Miño, la puesta en marcha de la red de vías terrestres en Hispania, facilita que los productos foráneos se distribuyan por todo el territorio de la Gallaecia.

En este póster analizamos los contextos materiales de los principales yacimientos del interior de Pontevedra y Ourense donde se han localizado cerámicas importadas. A partir de estos materiales se estudian los flujos comerciales y las relaciones entre el interior y la costa entre el cambio de era a la Antigüedad Tardía. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.