Baelo Claudia y la cerámica de paredes finas. Una aproximación desde el análisis del vertedero de la muralla oriental.

Javier Oviedo Callealta

En este trabajo, se presentan los resultados del estudio de las paredes finas inéditas recuperadas en la ciudad hispanorromana de Baelo Claudia durante las campañas de los años 2005-2007-2009 en la muralla oriental, en la zona cercana de la puerta de Carteia. En ellas, se identificó un vertedero que se ha fechado en el siglo I d. C. junto a descartes domésticos y artesanales. Dentro de este contexto se encuentran 26 formas diferentes de esta categoría cerámica (Mayet I, II, III, III B, II/III, IV, VIII, VIII C, X A, XII, XVII, XXI, XXIV, XXXII, XXXIII, XXXIV, XXXV, XXXVII, XXXVII A, XXXVII B, XXXVIII, XXXVIII A, XXXVIII B, XLII, XLIII y XLV) correspondientes a distintas producciones, siendo las de mayor importancia las de origen bético, seguidas por algunas formas posiblemente ebusitanas y emeritenses, en este orden.

De manera breve, se señalará la metodología que se ha llevado a cabo para realizar este estudio. También se realizará una valoración cuantitativa de las formas identificadas, siendo las Mayet XXXIV, XXXVII, XXXVII A, XXXVIII, XXXVIII B y XLII. Se aportará información de la forma XXXVIII A con decoraciones a molde que suele encontrarse en la zona noroeste de la península ibérica, que también encontramos dentro de este contexto. 

Así, se presentará el vertedero de materiales que amortiza la muralla oriental de la ciudad, que se encuentra en la zona próxima a la puerta de Carteia, hasta aproximadamente la puerta este por la que se accede a la zona del decumanus del teatro. De esta manera, se cuenta con una zona de vertido bastante amplia con una potencia de 1,5 m  y que se extiende aproximadamente en unos 1000-1400 m2, que cuenta con una cronología entre el 60-125 d. C. En él, se depositaron materiales diversos como pueden ser cerámicas, entre las que se han encontrado comunes y de cocina, restos de vajilla fina, siendo abundantes las sigilatas y paredes finas. Junto a otros materiales como vidrio, metales, fauna, materiales pétreos, algunos objetos trabajados como pueden ser industria ósea u objetos que se relacionan con el adorno personal. 

Se observarán cerámicas de paredes finas de origen bético, con cocciones oxidantes y pastas con tonalidades avellanadas, a excepción de las de colores grisáceos que aportan las Mayet XXXIV. Además, de otras producciones que posiblemente se enmarquen en la zona ebusitana que nos hablan sobre los circuitos comerciales de media-larga distancia. Que se pueden situar cronológicamente en el período correspondiente a Tiberio-Claudio, tanto por las formas con las que contamos como por las distintas decoraciones que presentan las distintas piezas. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.